Criterios Generales para la elaboración de Proyecto en el PFG de Comunicación Social
Fundamentación Teórica
Ruta revolucionaria de Proyecto
Lineamientos generales
Perfil del docente
Areas y Líneas de investigación
Criterios metodológicos
Sistematización del Proyecto
Parámetros para la elaboración de informes finales
Estrategia curricular
Divulgación y Publicación

4.1 SISTEMATIZACIÓN DE PROYECTO
La ausencia de unidades curriculares en los distintos programas de formación de grado que formen al estudiante en metodología de la investigación y la escasa formación en dicha área que es tradicional de los estudios de pregrado de las universidades tradicionales del país que formaron a nuestro cuerpo docente, nos permiten concluir que es la sistematización, o la ausencia de la misma, el flanco más débil de la experiencia comunitaria de Proyecto en la UBV.

Así, el reto para nuestra experiencia con las comunidades está en lograr una sistematización que, sin caer en modelos superados donde prevalece el saber académico, pueda ayudar a llevar adelante el trípode conceptual de Proyecto, y el cual si nos atenemos a este constructo intelectual que define Proyecto, podemos definir entonces un TRIPODE CONCEPTUAL PARA LA SISTEMATIZACIÓN DEL PROYECTO UBV:

a) Una SISTEMATIZACIÓN TEÓRICA DEL NUEVO CONOCIMIENTO REVOLUCIONARIO, nacida del proceso de cotejo de los saberes populares, los saberes académicos y los saberes estratégicos (Proyecto País)
b) Una SISTEMATIZACIÓN DE LOS PROCESOS DE EMPODERAMIENTO, que fije el rumbo a seguir por el pueblo dueño de su destino.

c) Una SISTEMATIZACIÓN DE LA ORGANIZACIÓN REVOLUCIONARIA, que junto al nuevo conocimiento sirva de modelo para la articulación de los actores sociales en redes, en espacios para las prácticas emancipadoras y la planificación de la acción revolucionaria.

La Sistematización es mucho más que un registro

Si asumimos el concepto de sistematización de Oscar Jara:
“La sistematización es aquella interpretación crítica de una o varias experiencias, que, a partir de su ordenamiento y reconstrucción descubre o explicita la lógica del proceso vivido, los factores que han intervenido en dicho proceso, cómo se han relacionado entre sí, y por qué lo han hecho de ese modo”.

Y además reflejamos las características de un proceso de sistematización, que según Jara debe ser:

a) Crítico, porque es el resultado de todo un esfuerzo para comprender el sentido de las experiencias, tomando distancia de ellas
b) Ordenado, porque dicho proceso sólo es posible si previamente se ha ordenado y reconstruido el proceso vivido en esas experiencias, porque pone en orden elementos desordenados y percepciones dispersas que surgieron en el transcurso de la experiencia
c) Productor de conocimiento trascendente, porque produce un nuevo conocimiento, un primer nivel de conceptualización a partir de la práctica concreta, que a la vez que posibilita su comprensión, apunta a trascenderla
d) Subjetivo, porque no sólo pone atención a los acontecimientos, a su comportamiento y evolución, si no también a las interpretaciones que los sujetos tienen sobre ellos

Podemos entonces, de manera autocrítica, señalar que nuestras experiencias en Proyecto han sido más críticas y subjetivas, que ordenadas y productoras de conocimiento trascendente; así mismo es necesario participar de la experiencia y tener registros de la misma para poder sistematizarla.

Siendo Proyecto, como ya lo afirmamos, una investigación formativa y transformadora, el análisis, síntesis e interpretación crítica del proceso (Jara) debe formar parte de los informes de investigación que en cada nivel de Proyecto deben ser presentados por los estudiantes bajo la tutoría de sus docentes.

Siguiendo con Jara, afirmamos que el TRIPODE CONCEPTUAL PARA LA SISTEMATIZACIÓN DEL PROYECTO UBV, debería cumplir con tres importantes condiciones: identificar el objeto y los objetivos de la sistematización (para qué y qué queremos sistematizar) realizar un análisis, síntesis e interpretación crítica del proceso y procurar conclusiones que sean comunicadas en el sentido vigotskiano del verbo, es decir, vincular comunicar con participar, con poner en práctica lo concluido.

La sistematización es mucho más que el componente de un proceso -en este caso la interacción sociocomunitaria de la UBV- es en sí un proceso y, yendo más allá, debe convertirse en una política institucional, como ejercicio sistémico ligado a la planeación, ejecución, seguimiento, control y evaluación de los procesos. La sistematización nos permite apreciar el qué, para qué y por qué del Proyecto, es decir, su coherencia, y las relaciones entre el qué, para qué y cómo en el contexto, es decir, su pertinencia, concepto clave de las bases teóricas del proceso educativo ubevista.

La sistematización bien llevada nos acerca al enfoque histórico cultural de Vigotsky, cuando señala que todo proceso social se “desarrolla en un espacio y en un tiempo concreto en el cual los hombres que han desarrollado una formación histórica y cultural determinada en la propia actividad de producción y transformación de la realidad objetiva, interactúan de manera armónica, en una unidad de intereses, con el propósito de transformarla en aras de su propio beneficio y del bienestar de la colectividad”. La sistematización, al recoger el pasado, presente y futuro de las comunidades, ligados a su historia y geografía, amplía la comprensión de las comunidades de sí mismas.